Hace mucho tiempo cazadores de olfato se encontraron con cazadores de vista en tierras francesas, produciendo rudos y graciosos sabuesos que contribuyeron a muchos de los grandes perros que hoy conocemos. Los criadores hicieron mutaciones que les permitieron ir adecuando sus sabuesos. Este perro de patas cortas y peludo fue creado para aquellos que disfrutan de la caza a pie. Es lo suficientemente rápido para cazar un conejo y bravo para enfrentar un jabalí.
Tiene su origen en Francia en el 1700. Su primer uso fue los juegos de caza. Mide entre 32,5 y 42 cm. y pesa entre 11 y 20 Kg.